Invirtamos en la gente, no en ideas.

 In Noticias

Una buena idea a menudo es destruida por gente incapaz, y la gente capaz siempre puede hacer que una mala idea sea mejor.

Durante los primeros 25 años que dirigí mi propio negocio, fui el microgerente crónico. Me metí en todas las áreas de mi negocio porque sentía que podía hacerlo mejor que cualquiera que trabajara para mí. También sufrí de un síndrome que me obligó a mantener a la gente en el personal. Odiaba el cambio y el trabajo que suponía hacer que el cambio ocurriera y buscaba el “cuerpo” más barato llenara el puesto. Esta es una receta para el desastre si quiere que su negocio crezca.

Entonces un día, uno de los miembros clave de mi personal en ese momento se levantó y me abandonó. Estaba devastado. Fui a su casa más tarde y le pregunté por qué había renunciado. Me dijo que sí, que tal vez yo era el mejor conductor de carretillas elevadoras o el mejor vendedor o incluso el mejor contador. Pero como sólo me metía en cada uno de ellos durante varios minutos al día, no era muy bueno en ninguna de todas esas cosas. También me dijo que yo era un factor perturbador para el resto de mi personal.

Esta fue una lección difícil de aprender pero realmente me impactó.

A partir de ese día, me propuse contratar a los mejores y dejar que hicieran el trabajo para el que fueron contratados. Nuestra empresa en ese momento tenía un total de ocho empleados y estábamos logrando alrededor de USD 5.000.000 en volumen de ventas. Hoy somos 28 miembros en el personal y ¡nos estamos acercando a los USD 50.000.000 en ventas!

Todo esto gracias a un cambio de estrategia en cuanto a la inversión en las personas, y a la existencia de un equipo humano increíble y unido. Así que mi mensaje para todos ustedes que estén en condiciones de hacerlo es: “¡INVERTAN EN LA GENTE! Se sorprenderá de las recompensas que se cosechan.

(Este artículo apareció por primera vez en LinkedIn y fue publicado por Jeff Solomon. Siga a Jeff en LinkedIn ¡y a la página de nuestra empresa también!)